Cómo hacer un plan de acogida en una empresa

Las personas reaccionamos con miedo ante cualquier cambio que pueda surgir a nuestro alrededor. Hay que tener en cuenta, que cualquier cambio nos violenta, es decir, nos encontramos en una zona de control y no queremos salir de ahí. Pero hoy en día, todo está en un continuo cambio y no nos podemos quedar en esa parcela pequeña de zona de control (de confort) hay que ampliarla. Debemos de buscar y poner en marcha todos los mecanismos necesarios para que el cambio no nos lleve al pánico.
Un ejemplo de cambio puede ser: acceder a un nuevo empleo. Ante un desconocimiento del nuevo puesto de trabajo a desarrollar, de los procedimientos y métodos del mismo, del equipo de trabajo, de los jefes, de los compañeros…. se nos genera inseguridad, incertidumbre, presión, miedo, tensión, nerviosismo … que va a condicionar la productividad de la empresa y la calidad de vida de los empleados. He de añadir, que no solo nos genera sentimientos o sensaciones “negativas” (que luego si las gestionamos o canalizamos bien las podremos convertir en positivas), sino que un nuevo trabajo nos trae grandes oportunidades y posibilidades.
Las empresas cada vez le dan más importancia a la acogida de nuevos trabajadores y llevan a cabo una serie de planes específicos para los primeros momentos de dificultad en la incorporación al puesto de trabajo e incluso hasta los primeros meses en el puesto de trabajo. Es por ello, que una buena acogida puede disminuir los problemas de las nuevas incorporaciones en las empresas y además es útil para el trabajador y para la empresa. Hay autores, que piensan que las empresas que tienen alta rotación se debe en muchos casos a que no han tenido un plan de acogida en condiciones.
¿Qué es un plan de acogida? Es aquella estrategia que debe impulsar la organización para adaptar e integrar al nuevo trabajador a su nuevo puesto de trabajo. Se trata de un conjunto de iniciativas y procedimientos formales, programados para facilitar al nuevo empleado toda la información necesaria para conocer la empresa en que ha ingresado, la unidad o departamento y el puesto de trabajo para el que ha sido seleccionado.
En la acogida intervienen los responsables del departamento de Recursos Humanos, los jefes directos y los propios compañeros. El departamento de Recursos Humanos es el que diseña el plan de acogida para las nuevas incorporaciones, los jefes o superiores son los que realizan la presentación formal y los compañeros la parte informal. Tengo que destacar el papel tan importante que deben de realizar los compañeros ante cualquier incorporación de un candidato. Son un pilar fundamental, pues ayudan a que los nuevos empleados se encuentren bien en la empresa, tanto emocionalmente como socialmente.
Son muchas las empresas que no tienen un plan de acogida establecido. Hay numerosos estudios y experiencias que nos demuestran que la carencia de un plan es un grave error. Se debe de tener y aplicar un plan de acogida para que todos los nuevos empleados se encuentren integrados en la empresa y así puedan dar buenos resultados en su trabajo.
Desde mi experiencia profesional he visto como han pasado por mi empresa distintos trabajadores para un mismo puesto de trabajo y como cada uno han dado una primera impresión distinta y como han reaccionado de forma distinta en la incorporación a su puesto de trabajo. Como he dicho anteriormente, es muy importante el papel que juega el departamento de RRHH, jefes, compañeros,… pero igual de importante debe de ser causar una buena impresión y la actitud del candidato. Es evidente, que el objetivo del candidato es permanecer en la empresa pero muchas veces deciden abandonar el puesto de trabajo por no haberse integrado en el grupo ni en la cultura de la empresa.
En mi anterior empresa, una de las candidatas causo buena impresión pero no encajo bien con el entorno del trabajo. Pasaba los meses y no se adaptaba a la organización, más bien era que no tenía la actitud de querer adaptarse y decidió irse.
En cambio, otra candidata para el mismo puesto de trabajo de jefa de seguridad en la construcción, apareció en su primer día de trabajo en la obra con un vestido de tools (no era el mas apropiado), por lo que los albañiles y jefes de obra no la acogieron bien. Hubo risas y cotilleos sobre si era la adecuada para el puesto de trabajo. La nueva trabajadora se dio cuenta de que no causo una buena impresión y que ya no podía hacer nada por cambiar aquella primera impresión. Pasaban las semanas y no la tomaban en serio. Debía de hacer algo para cambiar esas reacciones de los trabajadores. Pues bien, no sé exactamente que hizo pero lo consiguió, los jefes de obra y albañiles la aceptaron y vieron como realizaba perfectamente sus funciones. Con la actitud que adopto la trabajadora pudo conseguir que la valoraran y la acogieran socialmente y emocionalmente en la empresa.
Puedo decir que es muy importante la primera impresión pero también la actitud de las personas que se incorporan, pues el grupo está hecho y tú no puedes pretender ni cambiarlo ni que se adapten a ti. Hay que equilibrar ambos, hay que dar y recibir para que pueda existir un buen encaje y con el paso del tiempo se forme parte del equipo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s