La Vida es Dura. De Acuerdo, pero ¿Comparada Con Qué?

¿En cuántas ocasiones hemos oído o dicho? “Qué Dura es la Vida”. PuesErnie J. Zelinski le dedica un capítulo a este tema. En primer lugar, nos cuenta que cuando somos pequeños tod@s pensamos que la vida cambiará y será mucho mejor cuando seamos mayores, pero luego todo parece empeorar o simplemente se queda igual. Es cierto que la vida es algo complicada y difícil a veces, pero también es cierto que todo depende de con qué prisma veamos las cosas. Cuando ya somos adultos nos decimos ¡ojalá volviera a tener 10 años, ahí sí que no tenía problemas ni preocupaciones! En cambio cuando teníamos 10 años queríamos tener 20, así nos pasamos el resto de la vida…tratando de esquivar el presente.
Tenemos que aceptar que la vida no es de color de rosas, pero es que es necesario  que sea así para que podamos ir forjándonos nuestro carácter. Si no tuviéramos dificultades en el camino no podríamos seguir avanzando, es cómo en la escuela no puedes aprender a dividir si antes no aprendes a sumar, restar y multiplicar. La vida es un proceso y como en todo proceso debemos ir pasando por distintas fases (infancia, niñez, pubertad, adolescencia, adultez, vejez y ancianidad) y en cada una de ellas pasaremos por diferentes  dificultades y experiencias pero para todas ellas tenemos los suficientes recursos físicos y psicológicos para superarlas. Normalmente  cuando tienes 5 años y te caes, tu cuerpo está preparado y en las mejores condiciones para curarse rápidamente, pero si nos fijamos también es cierto que es a esa edad cuando más nos caemos. En cambio cuando tenemos 16 años, solemos tener muchos problemas con nuestras amistades y relaciones amorosas, pero es que es en este momento cuando se está creando el concepto de amistad y solemos perdonar y olvidar con más facilidad. Por lo tanto, no podemos obviar ni cambiar el hecho de que la vida es dura, pero también tenemos que recordar que estamos preparados para superar los golpes que ésta nos da y que estamos equipados para sortear los baches del camino.
Así que cómo dice Tennessee Williams en Observer: <>
En definitiva, si aceptas la vida tal y como es, con sus momentos malos y los buenos (recuerda que no hay nada bueno que dure para siempre, pero lo mismo ocurre con lo malo, tarde o temprano termina) ya tendrás un problema menos en que el centrarte y dejar esa fuerza para lo que pueda venir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s