Actitudes para un Equipo Exitoso

Para que un equipo llegue a alcanzar las metas planteadas y se convierta en un equipo exitoso es necesario que todos sus miembros posean las siguientes actitudes:

Sensibilidad Social: capacidad de percibir y responder a las necesidades, problemas y emociones de las demás personas. Tenemos que estar atentos a los posibles obstáculos con los que se pueda encontrar algún miembro del equipo. Esto nos permitirá ofrecerle nuestra ayuda y  resolver el problema de forma más rápida y eficaz.

Convicción y Confianza: convencimiento de que la gente puede liberar sus potencialidades para resolver sus problemas. Todos los miembros del equipo son igual de capaces y desde esta premisa debemos dejar que las potencialidades de cada uno fluyan. Por ello debemos dejar tiempo y mostrar nuestro apoyo ya que eso hará que cada individuo esté más relajado y seguro de sus posibilidades.

Madurez Humana: capacidad para actuar equilibradamente. Todo individuo que quiera pertenecer a un equipo exitoso, debe mostrar su madurez, no dejarse llevar por las emociones, reflexionar antes los obstáculos y pedir ayuda cuando la necesite.
Inteligencia Emocional: capacidad para dominar las propias emociones y comprender las de los demás. Debemos ser empáticos y ser capaces de andar en los zapatos de nuestros compañeros de equipo. Ello nos facilitará un ambiente agradable de trabajo, lleno de comprensión y apoyo, donde cada miembro sabe con certeza que se siente respaldado y apoyado.

Habilidades Sociales: capacidad de desarrollar buenas relaciones interpersonales. Unas buenas habilidades sociales son la base de cualquier intercambio social. Debemos mostrarnos receptivos, comunicativos y con unos comportamientos adecuado a cada contexto social en el que nos encontremos.

Habilidades para Motivar y Animar: capacidad de poner en movimiento al equipo, de inducir a la acción para el logro de las metas. Debemos encontrar y ofrecer al equipo los motivos e impulsos necesarios para alcanzar nuestros objetivos. Debemos servir de guía al resto de compañeros para que no se queden atrás y desistan en su intento de lograr el éxito. Recuerden que el éxito del equipo dependen de los éxitos y motivaciones de sus miembros. Por ello todos deben tener motivaciones similares para que los esfuerzos estén en sintonía.

Fortaleza y Tenacidad: entereza y perseverancia ante las dificultades y obstáculos. Hemos de ser firmes en nuestros actos y decisiones. Seremos robles a los  que ni el fuerte viento ni la dura lluvia pueden derribar. Si contamos con un objetivo común, una fuerte motivación y nos mostramos perseverantes en nuestros intentos, más temprano que tarde alcanzaremos nuestras metas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s